lunes, julio 22, 2024
InicioPropuestas de Obrador, similares a las de Pablo Escobar

Propuestas de Obrador, similares a las de Pablo Escobar

En su aventura política, el narcotraficante implementó acciones en sectores populares que han sido replicadas por el presidente de México

En 1978, en su búsqueda por la Presidencia, el narcotraficante Pablo Escobar lanzó una serie de iniciativas para apoderarse poco a poco de Colombia, que casualmente son muy parecidas a las que dispuso el Presidente Andrés Manuel López Obrador ayer en el Congreso.

Escobar Gaviria impulsó un cambio en el Poder Judicial y fue enemigo de los magistrados durante su periplo político que culminó el 6 de noviembre de 1985 con el asalto del grupo terrorista M19 al Palacio de Justicia, cuyo resultado fue una masacre que dejó un saldo de 101 muertos, incluidos 11 magistrados. La incursión fue fondeada por Escobar Gaviria, quien otorgó 2 millones de dólares de la época al grupo paramilitar.

Escobar Gaviria se afilió a finales de los años 70 al izquierdista Partido Liberal; en su estrategia, propuso “devolver al pueblo los derechos perdidos”. Como parte de su estrategia, se dispuso a crear el barrio “Medellín sin Tugurios”, un asentamiento irregular donde construyó 250 viviendas para los colombianos sin hogar, al tiempo que regalaba dinero a los marginados para construir una clientela política. Entre sus postulados se encontraba la “reconstrucción del tejido social”, idea que ha sido retomada por Andrés Manuel López Obrador, un político que basa su ideología en el régimen populista de los presidentes Luis Echeverría y José López Portillo, quienes gobernaron durante dos sexenios consecutivos y dejaron a México sumido en la mayor crisis económica de su historia en 1982.

Asimismo, Escobar Gaviria decidió entregar dinero a Campesinos Pobres para poder trabajar sus parcelas, estrategia similar al programa “Sembrando Vida” instaurado por el Presidente Mexicano Andrés Manuel López Obrador en 2019, mismo que desea elevar a rango constitucional. Es una de sus propuestas de reforma publicadas el 5 de febrero de 2024.

Escobar aprovechó la lealtad de campesinos para convencerlos de sembrar marihuana y generar un gigantesco laboratorio en la zona entonces conocida como “Tranquilandia”, donde Gonzalo alias “El Mexicano” procesaba la cocaína que se introdujo de manera masiva en Estados Unidos.

De acuerdo con información de la Agencia Antidrogas de México (DEA), en México se encuentran amplias extensiones con sembradíos de marihuana y amapola, y miembros de la Cámara de Representantes como Alex Mooney señalan que el presidente mexicano no ha combatido a los cárteles. Además, la DEA ya ha identificado en México numerosos laboratorios donde se procesa fentanilo que es introducido en territorio estadounidense. El Congreso ha ordenado al Gobierno de Estados Unidos suspender la transferencia de recursos por el orden de 60 millones de dólares como apoyo para la lucha contra el narcotráfico, al no existir evidencia de las acciones de su Gobierno en combate a la fabricación del estupefaciente.

Por su parte, López Obrador niega las acusaciones, pero no ha mostrado evidencia de resultados en el combate del estupefaciente. El Presidente se limita a culpar a China de fabricar la sustancia, hecho que ya fue refutado por el portavoz del Gobierno de Beijing, que también coincidió en señalar a México como el lugar donde se fabrica la droga sintética.

El fentanilo también ha sido mencionado en la propuesta publicada por López Obrador; el presidente pretende “prohibirlo”, aun cuando la fabricación y el tráfico de la sustancia han rebasado la capacidad del Estado para combatirlo.

Amnistía y Abrazos:

Pablo Escobar logró la amnistía del Gobierno de Colombia al negociar la estancia en una cárcel conocida como “La Catedral”. La premisa era que al estar fuera de las calles el narco, disminuiría la violencia en el país sudamericano. En la práctica, La Catedral era un bunker de cinco estrellas disfrazado de cárcel. En México, la renuencia del Estado a combatir a los criminales se plasma en la frase “Abrazos y no balazos”. En ella, se recurre nuevamente a la idea de “reparar el tejido social” y atenuar las causas que hacen que la población se sume a las filas del narcotráfico.

El resultado medible es que diariamente mueren 200 personas en Estados Unidos por el consumo de fentanilo, el tráfico de la droga se ha disparado un 94%, y del lado sur de la frontera la violencia ha cobrado la vida de 190 mil personas en el sexenio de López Obrador, considerado ya el más letal de la historia.


Descubre más desde México Código Rojo

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

RELATED ARTICLES

Deja un comentario

Recientes

Recent Comments

Descubre más desde México Código Rojo

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo