Del Cártel de Santa Rosa de Lima, los detenidos por masacre en Irapuato: Fiscalía

0
505

GUANAJUATO, Gto.- Tras confirmar la detención de tres de los presuntos responsables del ataque cometido el miércoles 1 en el anexo ubicado en la comunidad de Arandas, Irapuato, la Fiscalía General del estado (FGE) aseguró que “existen datos fundados” para afirmar que son integrantes del Cártel de Santa Rosa de Lima.

Sin identificar a los detenidos ni dar pormenores de su captura, el fiscal Carlos Zamarripa Aguirre anunció que compartirá con la Fiscalía General de la República la información sobre la presunta responsabilidad del grupo delincuencial encabezado por José Antonio Yépez Ortiz, ‘El Marro’, en la matanza de 27 internos del anexo “Buscando el camino a mi recuperación”.

Según la FGE, no se abundó en los detalles de prueba e identidad de los probables imputados, “en cumplimiento a una orden judicial de un juez de control”.

Un primer anuncio de tales detenciones se hizo la noche de ayer en un breve comunicado de la Fiscalía, donde se mencionó que este lunes Zamarripa Aguirre daría los detalles, por lo que se esperaba una conferencia de prensa con el funcionario estatal.

Pero tras varias horas de espera, la FGE envió un segundo comunicado en el que refirió la mecánica de los hechos el día del ataque en el anexo de Arandas.

Precisó que tomó conocimiento de la irrupción de un grupo armado –el miércoles 1 a las 5 de la tarde– en la casa de dos plantas que ocupa el centro de rehabilitación, cuya parte baja está destinada al anexo de mujeres y la de arriba es ocupada por varones.

El grupo portaba armas de grueso calibre y armas cortas, con las que amagó a las personas de la planta baja. Posteriormente, tres de los sujetos se dirigieron a la planta alta, donde encontraron a los internos varones, a quienes ordenaron acostarse boca abajo, en el piso, y empezaron a preguntarle por una persona en específico, si la conocían y si se encontraba entre ellos.

“Al recibir respuesta negativa comienzan a disparar en contra de todas las personas que se encontraban en la segunda planta, causándole lesiones mortales, en esta segunda planta, a 21 personas, quienes perdieron la vida en este lugar, lesionando de gravedad a varios más”, se lee en el comunicado.

Según esa narración, el trío de sujetos armados bajó y disparó contra tres hombres, quienes murieron en el sitio, “y enseguida los agresores se retiraron del lugar”.

En total, 27 personas murieron como resultado del ataque –tres en un hospital– y otras ocho resultaron lesionadas, entre ellas mujeres del anexo.

La Fiscalía citó trabajos de investigación, incluidos peritajes y entrevistas, realizados en conjunto con la Secretaría de Seguridad Pública, “que lograron esclarecer el hecho, mediante la identificación de los tres sujetos” que entraron ese día al anexo.

Uno de ellos “ya contaba con detenciones previas, y en cuya contra, el día de ayer, se obtuvieron las correspondientes órdenes de aprehensión”, refirió la FGE, que no aclaró los antecedentes de esa persona.

De manera confusa, también señaló que los tres imputados por los hechos “se encuentran sujetos a otras investigaciones producto de detenciones de la propia Agencia de Investigación Criminal, realizadas por hechos diversos en días posteriores a la comisión de los homicidios en el centro de rehabilitación”.

Y una vez que sus situaciones jurídicas queden resueltas (presuntamente por los otros hechos por los que son investigados), añadió, “se podrán ejecutar los mandamientos de aprehensión por ese violento crimen donde 27 personas perdieron la vida y ocho más quedaron lesionadas, afectando en general la vida pública del estado (sic)”.

Al final del comunicado, la Fiscalía mencionó que no abundará en la identidad de los presuntos responsables ni en los datos de prueba, por orden de un juez de Control del Poder Judicial del estado, pero sí deslizó que tiene “datos fundados que permiten suponer” que éstos “pertenecen, además, a un grupo criminal que opera en la zona Laja-Bajío”.

Fuente: Proceso

No hay comentarios