Una Franquicia de la Delincuencia Organizada

Un siniestro personaje de la política en Tamaulipas se ha enquistado en el organismo del comercio formal en Tamaulipas, representante de las más obscuras prácticas del priismo, un delincuente más de esa mafia que no termina de extinguirse y que tanto daño han causado al estado. Julio Almanza Armas, el amigo de Tomás, de Eugenio, de Egidio… del Cártel del Golfo.

El organismo de la iniciativa privada es el instrumento institucional que usa Almanza Armas para el cobro de piso de los contrabandistas en los puentes internacionales de Matamoros, los contrabandistas y giros negros viven con la disyuntiva de pagarle a Julio Almanza o al Cártel del Golfo, derecho de piso, se siente intocable al saberse protegido por el gobernador. Bajo esta premisa, tiene la osadía de pelear parte de las cuotas al crimen organizado.

De extorsionador pasó al cobro de cuotas y recientemente negociador con narco empresarios, en la actualidad ofrece sus servicios como enlace con gobierno para vender inmunidad, sus constantes viajes a Laredo quedan en la bitácora de los servicios de inteligencia federal que llevan el registro de dónde y cuándo se reúne con “empresarios” de la localidad.

La nueva traición de Almanza se cocina de la mano del Cártel del Noreste ¿tendrá el visto bueno del CDG?

Almanza Armas ha puesto a la organización empresarial al servicio de los más oscuros intereses de los barones de la droga y sus lavadores de dinero en Tamaulipas, el más inescrupuloso de los administradores que han pasado por la dirección de la institución, ha torcido el organismo hasta un peligroso paralelismo con el crimen organizado.

Almanza es el Fidel Velázquez de los comerciantes, cacique con graves problemas de abuso de substancias, que a punta de amenazas neutraliza cualquier intento por democratizar la organización empresarial.

Sus tiempos de ladrón de autos queda como anécdota de novato, la carrera de crimen y corrupción de Almanza ha sido exponencial desde el cobijo del entonces gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, continuó en los sexenios de Eugenio Hernández Flores y Egidio Torre Cantú.

Comparsa de Eugenio Hernández en el 2010 para la sucesión gubernamental, donde abanderado por el PRD mermó votos al PAN en una descarada simulación de democracia en las elecciones.

La pretensión de Julio Almanza de seguir delinquiendo bajo el cobijo de gobierno enloda la administración del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, el actual gobierno del estado se ha desmarcado del historial de corrupción de las administraciones del PRI, sin embargo, lastres como Julio Almanza fracturan la relación estado sociedad.

error
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error

Siguenos

error: Contenido Protegido !!